¿Existen diferentes tipos de eyaculación masculina? ¿¡Cómo!? Seguro que conoces más de una y no eras consciente de ello. Hablemos de cuántos tipos de eyaculación existen y de cuándo es necesario acudir a un profesional.

Cómo es la clásica

La eyaculación, en sí, es la expulsión del semen, normalmente acompañado de la experimentación del orgasmo, pero no necesariamente. Por lo general, previamente hay una erección, que se pierde después de la liberación del líquido.

Este líquido suele oscilar entre los 1,5 y 5,5 ml. Si el volumen del semen está por encima o por debajo, es muy posible que estemos ante algún problema. La expulsión no se hace de forma seguida, de una vez, sino que es espasmódica.

Ahora bien, ¿cómo es que hay más tipos? ¡Veámoslos!

 

Tipos de eyaculación masculina

Existen diferentes problemas en la eyaculación masculina. Atento a cuáles son los trastornos en la eyaculación masculina que existen:

  • Eyaculación precoz. Clásicamente conocida por muchas personas, se trata de la incapacidad de controlar la eyaculación, y hacerlo antes de lo deseado. Sus causas pueden ser orgánicas o psicológicas. Tiene numerosas consecuencias. Si te interesa el tema en más profundidad, puedes echarle un vistazo a nuestro blog, donde tratamos numerosos aspectos de este trastorno en la eyaculación masculina.
  • Eyaculación retardada. Al contrario del trastorno anterior, la eyaculación retardada provoca que al hombre le sea difícil o imposible eyacular, por mucho que quiera. Puede tener causas orgánicas o psicológicas.
  • Eyaculación retrógrada. En este caso, el semen es eyaculado hacia atrás. Es decir, en vez de expulsarse, viaja hasta la vejiga y se mezcla con la orina. No se trata de un trastorno dañino, pero afectará a la capacidad reproductiva, pues será imposible que nadie se quede embarazo si el semen no llega. Su causa es orgánica, de modo que requerirá tratamiento médico, que incluye cirugía.
  • Eyaculación pasiva. Este tipo de eyaculación no se trata de un trastorno. Es el tipo de eyaculación que sucede sin estimulación del pene. Se consigue a través de la estimulación de la próstata, por vía anal. No todos los hombres son capaces de conseguir este tipo de eyaculación. Conoce más aquí sobre el orgasmo pasivo.
  • Eyaculación involuntaria. Este tipo tampoco se considera un trastorno en la eyaculación masculina. Es el tipo de eyaculación que sucede, por ejemplo, en las emisiones nocturnas durante los sueños: la persona no tiene consciencia de ello. Suelen darse más en la pubertad, pero también puede ocurrirles a los adultos. Suelen suceder como una respuesta el organismo para renovar el semen, y como no hay consciencia, no hay forma de poner remedio.

¿Es necesario acudir a un especialista?

En algunas situaciones, sí será absolutamente necesario pedir ayuda. Como ya hemos visto, no todos los tipos de eyaculación suponen un problema para la persona, pero algunos sí requieren de una intervención.

Si crees que puedes padecer eyaculación precoz, retardada o retrógrada, acude a un especialista.