Tengo problemas al eyacular, ¿Qué puede estar pasándome? ¿Puedo tener un problema en la eyaculación? ¿Cómo puedo saber realmente si se trata de un problema o de algo normal? Si te has estado haciendo estas preguntas, tranquilo, que hoy te traeremos esas respuestas que tanto necesitas. También hablaremos de cuándo es necesario ir al médico u otro especialista, y cuándo no.

La eyaculación, ¿cómo es?

Lo primero que debemos conocer para saber si tengo problema de eyaculación es cómo es una eyaculación sana. Por supuesto, tenemos que tener en cuenta que hay una gran variabilidad entre un hombre y otro. No obstante, es cierto que la eyaculación sana se encuentra dentro de unos parámetros que se han creado a través de la investigación científica.

Hablemos sobre el recorrido de la eyaculación. En primer lugar, el semen que expulsamos se produce en los testículos y se acumulan en el epidídimo (una pequeña estructura que está en la parte más superior de los testículos). Cuando el momento de la eyaculación ocurre, el semen sale de esta estructura, pasa por el conducto deferente y por el cordón espermático. A continuación, pasa por el conducto eyaculatorio, que atraviesa la próstata y llega hasta la uretra, el lugar por el que será expulsado por la fuerza que realizan los movimientos musculares.

Por otra parte, necesitamos hablar de la cantidad de semen que expulsamos. Porque sí, ¡en efecto! Eso también está estudiado, por extraño que pueda resultar de primeras. Lo cierto es que una eyaculación sana tendrá un volumen de entre 1,5 mL y 5,5 mL.

Estas son las características que deben darse en una eyaculación sana. Pero, si no se dan… ¿Tengo problemas al eyacular? ¿Cómo puedo saber si tengo problema de eyaculación?

 

 

Tengo problemas al eyacular

Si tienes un problema en la eyaculación, a continuación, serás capaz de ponerle nombre. Los problemas sexuales que existen que se relacionan con la eyaculación son:

  • Hipospermia. Es un problema en el que la persona eyacula un volumen INFERIOR a 1,5 mL de semen. No tiene por qué suponer un problema para la persona, pero hay veces que da problemas relacionados con la fertilidad, señal de que hay otros problemas. Sería recomendable pedir atención médica en caso de tener problemas de fertilidad.
  • Hiperespermia. Es el problema justo contrario al anterior: se trata de una eyaculación con un volumen por encima de los 5,5 mL. Es un problema menos común que la hipospermia. No afecta directamente a la salud de la persona, pero es posible que sí afecte a su fertilidad, puesto que los espermatozoides se diluyen más en el líquido. En caso de tener problemas de fertilidad y quieras tener hijos, tendrás que acudir a los expertos en fertilidad.
  • Eyaculación retrógrada. En este caso, la eyaculación sufre un problema en su recorrido, pues en vez de ser expulsado al exterior, el semen llega hasta la vejiga y se expulsa en la orina. Se trata de un problema médico que deberás resolver en caso de querer tener hijos.
  • Eyaculación involuntaria. Esto no se trata realmente de un problema sexual, pues es algo muy común en el inicio de la edad de maduración sexual. Se refiere a situaciones en las que la persona eyacula sin darse cuenta, la mayoría de veces sin estimulación sexual previa. Un ejemplo muy claro de esta situación son las poluciones nocturnas.
  • Eyaculación precoz. La EP es el trastorno sexual más común en hombres, y también es el que tiene mejor porcentaje de recuperación. Este problema en la eyaculación es la incapacidad para controlar el reflejo de la eyaculación. Es necesario acudir a los especialistas de la eyaculación precoz para superarlo, pues la mayor parte de los casos tiene causas psicológicas.
  • Eyaculación tardía. Podría considerarse el trastorno contrario a la EP. Este problema sexual se refiere a que a la persona le resulta muy complicado en alcanzar el clímax, necesitando mucho tiempo incluso cuando la estimulación es adecuada. Recibe otros nombres como eyaculación retardada. Es necesario acudir a terapeutas especializados en sexología para resolverlo.
  • Eyaculación sin fuerza. Este problema en la eyaculación tiene otros nombres como eyaculación asténica o eyaculación babeante. Puede deberse a factores como la edad o disminución de la testosterona en sangre, o a diferentes patologías médicas.