¿Te gustaría aprender las mejores técnicas para controlar la eyaculación? ¿Quieres conocer qué ejercicios son realmente los que ayudan a combatir la EP? Como siempre, ¡Take Control trae respuestas a tus preguntas! Recuerda que siempre manejamos información científica y fiable. Así que puedes confiar en nuestro contenido. ¡Aprendamos las técnicas para controlar la eyaculación!

Técnicas para controlar la eyaculación

Controlar la eyaculación no es algo tan sencillo cuando tenemos EP. Aunque sea el trastorno sexual que mejor porcentaje de recuperación tiene a día de hoy, es necesario trabajar tanto psicológicamete como con técnicas para poder superarlo de forma eficaz.

Es por ello que hoy traemos las técnicas para controlar la eyaculación. ¡Vamos a ello!

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son una tanda de ejercicios que ayudarán a fortalecer la musculatura del suelo pélvico, que está muy relacionada con la anatomía del orgasmo. Además, traerá muchos beneficios a tu salud, pues no solo se relacionan con el sexo, sino que tienen múltiples funciones.

Estos ejercicios se basan en un movimiento muy sencillo: apretar los músculos. Será necesario aguantar de esta forma alrededor de 5 segundos al principio (podrás aguantar más conforme vayas avanzando en esta técnica), y luego permanecer el mismo tiempo con los músculos relajados. Será necesario repetirlo entre 10 y 20 veces seguidas, y hacerlo 4 o 5 veces al día.

Es realmente un ejercicio muy sencillo y forma parte de las mejores técnicas para controlar la eyaculación. Podrás hacerlo de pie, sentado, en el autobús, en el coche de camino al trabajo… ¡No hay excusas!

Autocontrol

El autocontrol es lo que más se solicita en consulta cuando se busca ayuda profesional. Así que hoy te traemos una técnica que te ayudará a mejorar en este aspecto, y se llama la técnica de parada y arranque.

En esa técnica, debemos empezar a masturbarnos. La gracia aparece en que debemos parar de hacerlo cuando estemos cerca de llegar al orgasmo, esperar a que la erección baje, y volver a realizar el ejercicio.

Si avanzas en esta técnica, ¡puedes animarte a hacerlo en pareja! Verás cómo se modifica la dificultad automáticamente y proponte nuevos retos, ¡busquemos el autocontrol!

Posturas beneficiosas para la EP

Una de las mejores técnicas para controlar la eyaculación es simplemente tener consciencia de nuestro problema y recurrir a las posturas sexuales que más puedan beneficiar este problema sexual.

La cruz, el perrito o la cucharita son algunas de las posturas que te permitirán retrasar la eyaculación durante el sexo. Las posturas que ofrecen una penetración poco profunda o que obliguen a realizar movimientos lentos son las que más favorecen al control de la eyaculación.

Controlar la respiración

Parece una tontería, pero es realmente beneficioso. Nuestro cuerpo está condicionado, teniendo un tipo de respiración concreta cuando vamos a eyacular. Así, si somos capaces de mantener el ritmo de la respiración y la manejamos, podremos atrasar un poco el momento del clímax.

Intenta relajarte para poder tomar el control de tu respiración. Coge el aire por la nariz y suéltalo por la boca, trata de formar un patrón y de formar un ritmo constante para que te ayude a tener el control.