El slow sex es una tendencia de la que se habla cada vez más. Se trata de un concepto que no es en absoluto “nuevo”, pero estamos reformulando la sexualidad cada día, de forma positiva.

Hoy en Take Control Online vamos a hablar sobre qué es el slow sex y a qué se refiere esta nueva tendencia. ¿Quieres conocer su definición y qué beneficios puede traer a tu sexualidad? ¡Sigue leyendo!

Qué es el slow sex

El slow sex es una forma de explorar nuestra sexualidad, ya sea en solitario o en pareja. Esta manera, aunque en absoluto es novedosa, parece fresca e innovadora por la filosofía que esconde tras ella. Y es que el slow sex es una forma de vivir la sexualidad de una forma consciente y plena, alejándonos de las prisas por complacernos a nosotros o a las personas con las que nos acostamos, y que pone el énfasis en disfrutar del placer del momento.

Su nombre, traducido al castellano como sexo lento (que no se utiliza, solo es una traducción rápida para comprender la información que viene a continuación), viene a indicarnos esta filosofía que hay tras la práctica. No significa que tengamos que practicar sexo a cámara lenta, sino que nos extendamos en tiempo y espacio (nuestros cuerpos) para re-descubrir nuestros cuerpos, encontrar nuevas sensaciones en rincones que antes no tocábamos, en darnos tiempo para el placer.

Puede interesarte: Qué es el peaking

¿El orgasmo es el objetivo final del slow sex? En absoluto. Su objetivo es el placer. Y así debería de ser la mayoría de veces que practicamos sexo, ya sea bajo esta forma o no. Recuerda que centrarse únicamente en alcanzar el orgasmo es un error y puede ser perjudicial para nuestra sexualidad.

Beneficios del slow sex

Esta práctica del slow sex puede traer numerosos beneficios a nuestra sexualidad, a nuestro vínculo como pareja, y a nuestra psique:

 

¿Te gustaría saber más sobre este concepto? ¿Te gustaría aplicarlo en tu tratamiento para la eyaculación precoz? Contacta con nosotros a través del correo hola@takecontrolonline.com.