La eyaculación precoz  (EP) se entiende como un trastorno de la sexualidad, en la fase del orgasmo, relacionado con el tiempo eyaculatorio. Los síntomas de la eyaculación precoz se refieren a la incapacidad para controlar el reflejo eyaculatorio.

Podremos encontrar dos categorías bien diferenciadas para la causa de la eyaculación precoz: causas orgánicas y causas psicológicas. En este problema sexual, la principal es la psicológica, pero analizaremos ambos casos.

Causas psicológicas de la eyaculación precoz

En muchos casos, los hábitos masturbatorios provocan un condicionamiento del orgasmo. Las primeras experiencias tienen un gran peso en el desarrollo de la sexualidad de la persona. Así, quienes se masturban de forma rápida, buscando con velocidad el orgasmo, tenderán a tener una respuesta eyaculatoria más veloz en pareja.

La ansiedad y el miedo al fracaso son importantes en las relaciones en pareja, si el foco de atención se centra en el control y en la erección. Esta misma conducta puede hacer que la persona pueda llegar a evitar mantener relaciones por este miedo al fracaso, e incluso a la dificultad de mantener una erección.

A modo de resumen sobre la relación de la ansiedad y este problema sexual: una ansiedad elevada puede conllevar a la disfunción eréctil; mientras que la ansiedad intermedia (y la fijación en el control) conduce a la EP.

Causas orgánicas de la eyaculación precoz

Existen muchas teorías que la investigación científica ha desestimado. La hipersensibilidad en el pene, la incapacidad para interpretar el nivel de excitabilidad en momentos previos a la eyaculación, o un funcionamiento alterado en los receptores de la serotonina, son varios ejemplos. La investigación tampoco ha logrado apoyar o desmentir si existe algún tipo de componente genético.

Sí que existen algunas infecciones prostáticas, como la prostatitis, cuyo curso crónico puede causar este problema sexual, pues acorta la latencia eyaculatoria.

Finalmente, cabe destacar que el consumo de drogas, el uso de fármacos sin control (sin receta) y los hábitos sedentarios, pueden ser una causa de la eyaculación precoz.

¿Existe una causa pura para la eyaculación precoz?

Determinar una única causa de la eyaculación precoz es muy complicado. La mayoría de las veces, nos encontraremos con una multicausalidad de tipo psicológico. Las causas de tipo orgánico son más fáciles de aislar, pero es muy frecuente que los síntomas de la EP sean seguidas de algunos de los comportamientos de tipo psicológico que hemos tratado en el apartado anterior.

¿Cuándo consultar a un especialista?

El criterio para atender este problema sexual no es ningún número, sino que lo más relevante es la sensación de control de la propia persona. ¿Qué significa esto? Que, desde la perspectiva de la sexología, los síntomas de la eyaculación precoz existen cuando una persona siente la falta de control para posponer su orgasmo de forma recurrente.

A muchos hombres todavía les da vergüenza hablar de este tipo de problemas, así que hemos diseñado el tratamiento eyaculación precoz para que pueda adecuarse a cada persona.