¿Sabes lo que caracteriza una relación sana? ¿Sabrías mencionar al menos 5 ingredientes de un vínculo romántico que se aleje de la toxicidad?

En Arvum Psicología nos gusta hablar sobre emociones positivas, también, sin caer en el positivismo tóxico. Por ello, hoy queremos hablar sobre qué caracteriza una relación sana. ¿Hablamos?

 

Qué caracteriza una relación sana

Actualmente, muchísimas de nuestras dinámicas tienen puntos tóxicos, seamos conscientes o no de ello. La dependencia emocional, el control, la inseguridad… Hay muchos ingredientes que nos empujan a elaborar un vínculo poco sano e incluso tóxico.

Hoy, sin embargo, hablaremos sobre algunas claves para lograr una relación sana.

 

Comunicación asertiva

La asertividad es la capacidad para expresar nuestras emociones y pensamientos, de una forma clara y sincera, sin dañar a los demás por la forma en la que la comunicamos. Sus beneficios son, por ejemplo, la mejora de identificación de las emociones propias, el alejamiento de la culpa o la mejora de la autoconfianza.

Te recomendamos: Qué es la asertividad.

 

 

Responsabilidad afectiva para una relación sana

Al hablar de responsabilidad afectiva, hablamos de la creación de vínculos en la que todas las personas son iguales y en la que todos cuidan de las consecuencias de los actos propios y ajenos.

Nos ayudará a establecer límites, a buscar la coherencia, a reconocer los errores y poder trabajarlos… Especialmente, será una buena base para mejorar nuestra gestión de las emociones.

Si te interesa, investiga: Cómo ser responsable afectivamente.

 

Respeto en una relación sana

El respeto es un ingrediente clave en una relación sana. Se debe respetar a la persona, sus gustos, ideas, cualidades y habilidades. Suele sentar una base para potenciar la escucha activa.

Este mismo concepto sirve para que hablemos sobre la libertad. Se ha de respetar el tiempo y espacio propio. Tu pareja no es tu pertenencia, y eso es algo que todos debemos tener claro.

 

Tiempo de calidad

No por pasar más tiempo con tu pareja, vas a tener un vínculo más cuidado o vas a lograr una conexión más profunda. La cuestión es que, el poco tiempo que se tenga en común, se convierta en un tiempo de calidad. Disfrutar de los hobbies, escapar de la rutina…

 

Cuidados para una relación sana

Debemos tener muy presente que una gran base para una relación sana es la de prestar cuidados a la otra persona, sin olvidarnos de nosotros mismos. Hablamos de cuidar las emociones, de cuidar físicamente, y de cuidar el vínculo en sí.

Debemos practicar la empatía y lograr prestar atención a los cuidados emocionales de la otra persona, pues este suele ser uno de los puntos que más se descuidan.

Te recomendamos: Lo que conlleva una relación romántica.

 

 

¿Necesitas ayuda para trabajar alguno de los puntos mencionados? ¿Tienes problemas de pareja y te gustaría trabajar algún aspecto? Contacta con nosotros a través de hola@arvumpsicologia.com.