Los 4 trastornos sexuales que afectan a los hombres pueden hacer que muchos vivan su sexualidad como una pesadilla. La ansiedad y la frustración que generan los trastornos sexuales masculinos pueden llegar a convertirse en un problema muy importante. Por ello, es necesario acudir a los sexólogos.

¿Quieres conocer cuáles son los trastornos sexuales de los hombres?

Los 4 trastornos sexuales que afectan a los hombres

Todos los trastornos que se van a comentar a continuación, tienen una doble posibilidad de origen. Existen las causas orgánicas (como las infecciones de próstata en la eyaculación precoz) y las psicológicas, relacionadas, sobre todo, con la ansiedad.

Es importante recalcar que, los siguientes trastornos sexuales en hombre, se tratan de situaciones que se repiten a lo largo del tiempo. Es decir, no se podrá considerar un trastorno si se trata de un episodio aislado. Por ejemplo: no por eyacular demasiado rápido la primera vez que te acuestas con una pareja nueva, te van a diagnosticar eyaculación precoz.

Los trastornos sexuales masculinos que más afectan son:

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil es la pérdida de la rigidez en la erección antes de poder disfrutar de una relación sexual plena. Se trata de un trastorno que aparece con frecuencia a medida que se envejece.

Aunque también tiene comienzo orgánico, es un trastorno que suele aparecer por motivos psicológicos, relacionados con la ansiedad por el miedo al fracaso y estar excesivamente atento a conseguir y mantener la erección.

Eyaculación precoz

La eyaculación precoz es inhibición del control del reflejo eyaculatorio. Cuando se habla de trastornos sexuales de los hombres, este es uno de los más populares o los que más fácilmente aparecen en la cabeza de cualquier persona. Esto es debido a que afecta a un gran número de hombres en todo el mundo.

No obstante, también se trata de uno de los trastornos con mayor tasa de recuperación cuando se es tratado con los profesionales de la eyaculación precoz.

Deseo hipoactivo

El deseo hipoactivo o bajo deseo sexual es la ausencia de motivación por los estímulos sexuales. No solo se refiere a que la persona pierde el interés por mantener relaciones sexuales, sino que también lo pierde por tener fantasías, la masturbación, y todo aquello que tenga un componente sexual.

Los trastornos psicológicos que se relacionan con este trastorno sexual son aquellos que afectan al ánimo, como por ejemplo la depresión.

Ausencia de eyaculación

Cuando se habla de trastornos sexuales masculinos, pocas veces se pone en primer lugar a este trastorno. Pero sí, efectivamente: la ausencia de eyaculación existe y puede convertirse en un problema para la persona que lo padece.

La ausencia de eyaculación es la imposibilidad de eyacular. Hay muchas causas psicológicas para este trastorno, desde la depresión y la ansiedad, hasta problemas relacionados con la religión o la educación sexual.