Debido a que muchas veces se produce una erección involuntaria, en una situación que puede resultar incómoda, seguro que muchas personas se han preguntado formas de dar fin a una erección.

¿Es posible poner fin a una erección prolongada? Respondamos estas cuestiones.

Qué es una erección

A pesar de lo fácil que puede resultar, en determinadas ocasiones, tener una erección involuntaria, el proceso de la erección es realmente complicado. Los mecanismos mediante los que funciona están dispersos y funcionan a distintos niveles.

Un estímulo sexual provoca la liberación de los neurotransmisores en el cerebro. Estas sustancias, que son el medio de comunicación entre neurona y neurona (y otros tejidos), llevan la orden (estímulo nervioso) a través de los nervios de la médula espinal hasta el pene. Aquí, los neurotransmisores que han llegado liberarían otros como reacción, que dilatarían las arterias en el pene. Por lo tanto, la sangre se concentraría allí y se provoca la erección.

Además, en este proceso, también entran en juego los niveles hormonales, especialmente el de la testosterona.

Sabiendo lo complicado que es este proceso, ahora que conoces mínimamente la biología de la erección, te preguntaras… Pero, ¿cómo se puede poner fin a una erección involuntaria?

¡Véamoslo!

Formas de dar fin a una erección

Hay que dejar una cosa clara. Nos estamos refiriendo a situaciones en las que ha sucedido una erección involuntaria o queremos poner fin a una erección prolongada. Es decir, hablamos de situaciones en las que no queremos disfrutar de una relación sexual, sean los motivos que lleven a esta decisión (circunstancia, persona, etc.).

Si tu problema es que durante una relación sexual crees que vas a terminar demasiado rápido, puede que estemos hablando de eyaculación precoz. Eso es un trastorno sexual y se puede poner remedio, buscando ayuda a los profesionales adecuados. De nada sirve intentar calmar la erección si frustramos nuestro disfrute de la relación sexual.

Dicho esto, ¿qué formas de dar fin a una erección podemos usar?

Lo más importante es la fuerza mental. Tu cerebro es el mayor órgano sexual que tienes, por ello todo tu esfuerzo va a tener que ir allí. Pensar en otras situaciones, enfocar nuestro pensamiento en otra situación o en otros estímulos que no nos lleven a algo sexual.

Si somos capaces de comprender cuáles son los estímulos que nos están provocando la erección involuntaria, podemos dar fin a una erección ignorando los estímulos sexuales que nos están llevando a ello. Cambiar nuestra actitud, y hacer que nuestro organismo rompa con las sensaciones, emociones y pensamientos que teníamos entonces, también nos ayudará a superar esta situación.