¿Evitar la eyaculación precoz es posible? ¿Qué tipo de acciones se pueden llevar a cabo para evitar que este problema vaya a más? ¿Qué podemos hacer para atrasar la llegada de este trastorno sexual tanto como podamos?

Hoy en Take Control Online vamos a abordar qué tipo de consideraciones podemos tener para evitar la eyaculación precoz y que este problema sexual se desarrolle. ¿Quieres saber sobre este tema? ¡Sigue leyendo!

Qué es la eyaculación precoz

 

¡Empecemos por el principio! Para saber qué es lo que queremos evitar, necesitamos definir cuál es el problema de la eyaculación precoz.

La eyaculación precoz es un trastorno sexual que provoca que no se pueda controlar el reflejo eyaculatorio. De esta forma, lo que sucede cuando mantenemos una relación sexual es que eyaculamos mucho antes de lo deseado.

Este problema sexual puede traer una serie de consecuencias negativas a nuestra vida:

  • Baja autoestima.
  • Ansiedad sexual.
  • Frustración.
  • Posibilidad de problemas de pareja.
  • Tendencia a evitar las relaciones sexuales.
  • Depresión.

Es importante que sepamos diferenciar un problema de eyaculación precoz de un problema de expectativas. Nos venimos a referir a que, para que se trate de eyaculación precoz, no podemos estar hablando de un episodio aislado. En cambio, la EP debe suceder en todas o casi todas las relaciones sexuales que mantengamos.

Evitar la eyaculación precoz

Ahora bien, ¿qué podemos hacer para evitar la aparición de la EP? Para evitar la eyaculación precoz, debemos atender a sus factores de riesgo:

Aprende más: Factores de riesgo de la EP

Teniendo esta información y conociendo un poco el trastorno de la eyaculación precoz, lo que podemos hacer para evitar la aparición de este problema es:

  • Tratar con la terapia adecuada los problemas sexuales que tengamos. La ayuda de una sexóloga se hará indispensable.
  • Desarrollar formas de afrontamiento eficaces para el estrés y la ansiedad.
  • Evitar la vida sedentaria, pues es muy perjudicial para la EP.
  • Mejorar la forma en la que se encuentra la musculatura de nuestro suelo pélvico. Para ello, podemos llevar a cabo la rutina de ejercicios de Kegel.
  • Practica el slow sex.
  • Cuida tu dieta. Aquí tienes nuestro top de alimentos que ayuda a durar más en la cama.
  • Trata de practicar sexo a menudo.
  • Cuida tus hábitos de masturbación. Si sigues patrones que persiguen únicamente el orgasmo, y te masturbas de una forma muy rápida, puedes estar condicionando la llegada rápida al éxtasis. Procura tener ocasiones en las que disfrutes del momento y te tomes tu tiempo. Puedes probar con el peaking.

 

Si ya tienes problemas de EP, no dudes en contar con grandes profesionales para solucionar esta situación. Prueba el Método Take Control para superarlo. ¡Contacta con nosotros a través de hola@takecontrolonline.com!