¿Conoces qué es el síndrome del impostor? ¿Qué lo caracteriza y cómo podemos identificarlo? Es mucho más habitual de lo que estamos dispuestos a reconocer… ¿Estás preparado para conocerlo y aprender a detectarlo?

Aunque el síndrome del impostor no configura ningún cuadro psicológico, es una situación que afecta a nuestra psique y a nuestras capacidades. Hablemos en Arvum Psicología de su definición y lo que conlleva. ¿Hablamos?

 

Qué es el síndrome del impostor

El síndrome del impostor es una forma de relacionarse, de forma negativa, con uno mismo, con respecto a lo que somos capaces de hacer o no. Esta dinámica nos lleva a pensar de forma negativa sobre nosotros mismos: que no vamos a alcanzar metas, que lo que hacemos está mal o no es suficiente, que no merecemos lo que tenemos…

Afecta de forma concreta a nuestra cognición, a nuestros pensamientos. Cuando mina con mensajes negativos nuestro pensamiento, nuestra capacidad para crear y trabajar empeora y nos crea un alto grado de inseguridad.

De forma general, los síntomas del síndrome del impostor son:

  • Creer que no estamos a la altura.
  • Miedo al fracaso.
  • Bajo rendimiento.
  • Baja autoestima y autoconcepto.
  • Ansiedad.
  • Negación a pedir ayuda, porque supondría un fracaso.
  • Alta autocrítica.
  • Tendencia al perfeccionismo.

 

Es importante diferenciar la ansiedad que estas ideas negativas nos puedan provocar, del estrés que el trabajo pueda provocarnos.

Te recomendamos leer estrés en el trabajo y el burnout.

 

 

Cómo identificar el síndrome del impostor

Las ideas de este tipo de internalización de pensamientos están tan normalizadas en nosotros, que en muchas ocasiones no nos damos cuenta de que nos estamos saboteando. Es importante aprender a identificar cuándo estamos ante el síndrome del impostor, para luchar contra estas ideas negativas y gestionar bien las emociones que nos provoca.

Para tratar de identificarlo, podemos hacernos las siguientes preguntas, una vez que las ideas negativas lleguen a nuestra cabeza:

  • ¿Me he esforzado para lograr este resultado?
  • ¿He trabajado duro para alcanzar el reconocimiento de lo que he hecho?
  • ¿Soy capaz de apreciar mis virtudes, además de reconocer mis fallos?
  • ¿Soy consciente de los buenos resultados que alguna vez he obtenido?
  • ¿Mi motivación y rendimiento han disminuido por culpa de mis pensamientos?
  • ¿Estaba haciéndolo bien antes de que llegaran estas ideas?
  • ¿Estas ideas negativas son realistas?

 

Gestionar el síndrome del impostor

Gestionar las emociones y las inseguridades que esto nos pueda provocar es posible. Para ello, debemos trabajar diferentes aspectos: seguridad, autoestima, confianza, gestión de emociones…

Te recomendamos echarle un vistazo a los 5 pasos para construir una buena autoestima y cómo gestionar las emociones.

En Arvum Psicología podemos ayudarte con el desarrollo personal para alcanzar la seguridad necesaria y dejar la idea de sabotearse atrás. Trabajaremos, entre otras cosas:

  • Qué es lo que nos hace limitarnos a nosotros mismos.
  • Cambiar dinámicas tóxicas hacia nosotros. Además, modificarlas por otras más saludables.
  • Desarrollar herramientas personales.
  • Fomentar nuestras habilidades.

 

 

La ayuda profesional está solo a un click de distancia. Contacta con nosotros a través de hola@arvumpsicología.com. ¡Hablemos!