¿Necesitas saber cómo cortar la eyaculación? ¿Tienes problemas de eyaculación precoz y te gustaría probar estas técnicas para mejorar actualmente tus relaciones sexuales? Sigue leyendo y descubre cómo cortar la eyaculación para evitar la EP.

La eyaculación precoz

Existen diversos ejercicios dirigidos a cortar la eyaculación que sirven para frenar la eyaculación, y como técnicas para las personas que tienen eyaculación precoz. No obstante, también pueden ser utilizadas por personas que no la padecen, y que quieran probar algo distinto a lo habitual.

En primer lugar, recordemos que la eyaculación precoz es un problema sexual que inhibe el control del reflejo eyaculatorio. Sus causas pueden ser tanto psicológicas como orgánicas, aunque el grueso de las causas se encuentra en las primeras. Éstas suelen referirse a problemas en el estado del ánimo, problemas de pareja, problemas de ansiedad y estrés prologando.

Cómo cortar la eyaculación para evitar la EP

Existen diferentes técnicas dirigidas a evitar la eyaculación. Son ejercicios y técnicas que pueden ayudarnos a mejorar nuestro control y a aumentar la experiencia de nuestros orgasmos.

Los ejercicios que podemos trabajar para cortar la eyaculación son:

  • Peaking. El peaking es una práctica que se realiza mientras estamos en una relación sexual. Su base es el autoconocimiento de las zonas erógenas, pues no prima la importancia en los genitales, sino en el resto de partes del cuerpo que pueden ser igual de divertidas en la relación. El peaking consiste, simplemente, en frenar la velocidad e intensidad cuando estamos cerca de alcanzar el orgasmo.
  • Técnica de parada y arranque. Esta es una técnica que se utiliza dentro del contexto terapéutico de la recuperación de la eyaculación precoz. Se trata de cortar la eyaculación justo antes de que esta vaya a ocurrir, como en el ejercicio anterior, pero en masturbación. Sirve para aprender nuestros niveles y hasta dónde somos capaces de llegar, aunque también puede servir para conocer nuestra autoerotización de forma específica en los genitales. Si este ejercicio se realiza de forma regular, se pueden notar cambios en el autocontrol.
  • Ejercicios de Kegel. Se trata de un ejercicio fuera de la relación sexual. Estos ejercicios se dirigen al fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico, que se relacionan estrechamente con la musculatura relacionada con el orgasmo. Estos ejercicios tienen una dinámica muy simple: apretar los músculos durante 5-10 segundos, y luego relajarlos el mismo tiempo. Esto se debe repetir entre 10-20 veces, 3 o 4 veces al día. Los beneficios de los ejercicios de Kegel son muy numerosos, y puedes encontrarlos aquí.