Cómo ser más productivo se ha convertido en un asunto de gran importancia en los tiempos que corren. Muchos de nosotros tenemos que trabajar en un entorno en el que no estamos acostumbrados a estar mucho tiempo concentrados, así que es posible que necesites aprender a ser más eficiente y más productivo. ¡Vamos a verlo!

Cómo ser más productivo

Si estás trabajando y/o estudiando desde casa, y antes no lo hacías, es posible que ahora te cueste ser productivo. Hoy intentaremos enseñarte algunos tips para conseguir ser más eficiente, para evitar las consecuencias negativas que puede traernos la sensación de no estar haciendo suficiente. ¿Qué tipo de consecuencias pueden ser estas? Por ejemplo, frustración, más estrés del que deberíamos estar sometidos, facilidad para sentirnos ansiosos y nerviosos, cambios en el estado de ánimo…

Para evitar este tipo de consecuencias, ¿qué hago? ¿Cómo ser más productivo?

Atención en ti mismo

Lo primero es lo primero. Para poder conseguir resultados, lo más básico es que nosotros nos encontremos bien, física y psicológicamente. ¿En qué tipo de cosas deberíamos fijarnos en estas circunstancias?

Lo más esencial es el descanso. Aquí nos referimos tanto a dormir bien por la noche, como a hacer pequeñas pausas durante el trabajo. Además, no debemos descuidar nuestra alimentación y hacerlo correctamente, no limitarnos a comidas precocinadas por falta de tiempo. Trata de organizarte para mantener una dieta equilibrada. ¡No olvides beber suficiente agua!

Finalmente, recuerda realizar algo de ejercicio para evitar acostumbrarte a la vida sedentaria. Tu cuerpo y tu mente lo agradecerán enormemente.

Ser más eficiente

Aquí es donde viene el grueso de nuestros tips y lo que más nos importa. ¿Qué se puede hacer para ser más productivo?

Debemos empezar por tener bien claro cuáles son nuestros objetivos y fijarlos. Debemos fijarlos de forma medible. Por ejemplo, no es lo mismo tener como objetivo “hacer ejercicio” que “hacer 10 minutos de cardio”.  Debemos tener en cuenta que nuestros objetivos deben ser alcanzables y, por lo tanto, realistas.

Lo que mejor puede funcionar es desglosar nuestro objetivo final en pequeñas metas alcanzables de menor escala, es decir, fijar objetivos más pequeños para ir poco a poco.

Algo que también puede ser muy aconsejable es priorizar. Si tenemos muchas cosas que hacer, es posible que entremos en el bucle del estrés y acabemos por hacer nada. Debemos pararnos a analizar la situación y ver qué es lo que corre más prisa o la necesidad de que se haga. Esto puede ayudarte a organizar los objetivos y conseguir ser más eficiente.

Delega en aquello que sea posible, intenta no sobrecargarte con el trabajo. No todas las responsabilidades deben caer en ti.

¿Hay algún truco definitivo?

Lo cierto es que no hay ninguna forma de asegurar al 100% que vamos a ser más productivos. Muchos factores intervienen en nuestra productividad: cómo nos encontramos físicamente, cómo nos sentimos, el tipo de trabajo que tenemos que realizar, las circunstancias personales…

Lo que sí debes tener en cuenta, es que si te propones ser más eficiente y trabajas día a día en ello, poco a poco lograrás crecer. Es posible que al principio te cueste un poco más organizarte, pero todo el mundo pasa por ahí.