¿Necesitas saber cómo recuperar la vida sexual tras haber tenido algún trastorno sexual? ¿No sabes cómo asumir el problema y necesitas algunos consejos? En Take Control podemos ayudarte. ¡Sigue leyendo!

Tipos de problemas

Hay numerosos problemas que pueden afectarnos y convertirse en problemas sexuales. Ejemplos de cómo un problema cotidiano puede transformarse en un trastorno lo tenemos en la ansiedad, en los problemas de pareja, en el estrés continuado o en mantener una vida sedentaria durante mucho tiempo.

Algunos de los problemas sexuales que existen son los siguientes:

  • Eyaculación precoz. Es la incapacidad para controlar el reflejo de la eyaculación, y está causada en mayor medida por problemas de ansiedad. No obstante, también existen algunas causas orgánicas que podrían provocarlo. Se trata de un trastorno bastante frustrante y, también, muy frecuente: uno de cada tres personas con pene lo tienen a lo largo de su vida. También es el problema sexual que mejor tasa de recuperación tiene, siempre y cuando te acompañes de un profesional para su tratamiento.
  • Disfunción eréctil. Se trata de la incapacidad de mantener una erección lo suficientemente rígida como para mantener una relación sexual satisfactoria. Sus causas varían entre la ansiedad, los problemas del estado de ánimo y los episodios traumáticos.
  • Poca o mucha eyaculación. La hipospermia e hiperespermia, respectivamente, son problemas relacionados con el volumen de semen que se expulsa.
  • Eyaculación asténica. Se trata de una eyaculación que ha perdido fuerza, por eso también recibe el nombre de eyaculación babeante. Normalmente tiene que ver con alguna condición orgánica, como problemas con los niveles hormonales o efectos secundarios de algunos medicamentos.

 

Recuperar la vida sexual

Si después de haber superado tus problemas sexuales sientes que recuperar la vida sexual te pone un poco nervioso o no sabes bien como empezar, no debes preocuparte: la mayoría de personas pasan por el mismo escenario que tú.

¿Cómo hago para recuperar la vida sexual después de los problemas sexuales? ¿Puedo hacerlo de inmediato?

Lo cierto es que puedes hacerlo de forma tan inmediata (excepto si has sido atendido por un profesional de la Medicina y te ha dicho lo contrario) como tú te sientas. Es decir, necesitas darte un tiempo primero, es completamente aceptable y válido. Si necesitas ir poco a poco y quieres algunos consejos, en Take Control podemos ayudarte:

  • Utiliza la comunicación asertiva. Tu(s) pareja(s) conocerán así cómo te sientes y si seguir hacia delante, ir más lento o pausar la relación sexual. Ser capaz de expresarnos es un elemento fundamental para que los demás también puedan conocer nuestra inseguridad y necesidad de ralentizar la situación. Te permitirá ir, también, a tu ritmo y no acelerar nada que después pueda resultar incómodo.
  • Duerme bien y realiza ejercicio físico. Eso ayudará a tu organismo a estar preparado para la situación y tener más recursos para afrontar el estrés y la ansiedad que nos pueda provocar el primer acercamiento a recuperar la vida sexual.
  • Prueba en privado. Para ganar seguridad, siempre puedes tener los primeros acercamientos a estímulos eróticos estando solo. Tú mismo te marcarás el ritmo, quizás quieras llegar a la masturbación o simplemente alimentar a tu cerebro con estímulos eróticos. ¡Tú mandas y marcas el ritmo!

 

Recuerda que no tienes que enfrentarte a la situación a no ser que te sientas preparado o con ganas de ello. Si te presionas a ti mismo, solo ganarás ansiedad y retrocederás todo el camino que ya has realizado. ¡Escúchate a ti mismo!