Las causas de la eyaculación precoz son tan variadas y han sido víctimas de tantos mitos a lo largo de la historia, que es complicado saber del asunto si no se ha estudiado correctamente. Si has tenido dudas hasta hoy de los factores que producen la EP, ¡ha llegado tu momento!

¿Cuándo se considera que es EP?

Para empezar, es necesario recordar que existen dos tipos de eyaculación precoz. Por un lado, tenemos la EP primaria, que significa que este trastorno nos ha estado ocurriendo durante toda la vida. Por otro, tenemos la EP secundaria o, en otras palabras, que la EP ha aparecido en algún momento cuando ya habíamos gozado de un buen control.

Para considerar que estamos frente a este trastorno sexual, no vamos a medir los tiempos que aguantamos ni la satisfacción de nuestra pareja, como se hacía antiguamente. No. Lo que nos importa es si se trata de una situación que se repite en todas o casi todas nuestras relaciones sexuales, si nos frustra, si nos está creando problemas, si estamos ante expectativas reales o no.

Si finalmente se determinara que sí, que podemos hablar de eyaculación precoz, ¿te gustaría saber cuáles son los factores que producen la EP?

Causas de la eyaculación precoz

Las causas de la EP son muy variadas, y es difícil establecer una concreta. Podemos clasificarlas mediante causas orgánicas o causas psicológicas. El tratamiento de la EP dependerá del tipo de causa que la esté provocando

Causas orgánicas

Los factores que producen la EP pueden ser enfermedades médicas. Se sabe que las infecciones de la próstata pueden causar eyaculación precoz.

Hay otros aspectos, como alteraciones en los niveles hormonales o de los neurotransmisores, que pueden causarnos EP.

Para tratar la EP a partir de problemas médicos, es necesario atender el problema primario.

Causas psicológicas

Las causas psicológicas suelen ser las que llevan a las personas a buscar el tratamiento de la EP. Son tan variadas y tan difíciles de aislar, que rara vez se podrá determinar con exactitud cómo se ha desencadenado este trastorno.

Entre ellas, podemos encontrar:

  • Problemas relacionados con el ánimo. La depresión tiene mucha relación con la EP.
  • Excesiva preocupación y/o altas expectativas en cuanto a la relación sexual.
  • Períodos de alto nivel de estrés.
  • Patrones incorrectos en la masturbación. Cuidado aquí y los mitos alrededor. Masturbarse mucho No es una de las causas de la EP. En absoluto, ¡eso es un gran mito! El problema se encuentra en hacerlo demasiado rápido y no disfrutar del proceso desde que el deseo llega hasta que se alcanza el orgasmo.
  • Problemas de pareja. ¡Ojo! La culpa no es ni tuya ni de tu(s) pareja(s), sino de lo que ha podido ocurrir entre vosotros.
  • La disfunción eréctil. ¿Por qué? Porque cuando finalmente se logra tener una erección, nos apresuramos por darle un sentido y acabamos demasiado rápido. Si eso se repite a lo largo del tiempo, se puede condicionar el reflejo.