¿Es posible que se produzcan cambios en la sexualidad derivado del envejecimiento? ¿Es normal? ¿Le pasa a todo el mundo o es un problema al que solo me tengo que enfrentar yo? Hoy descubriremos cómo es hacer frente al envejecimiento desde la perspectiva de la sexualidad, y quizás puedas estar más tranquilo.

Hacer frente al envejecimiento

A medida que nos vamos haciendo mayores, vamos perdiendo visión y oído, ya no somos tan ágiles como antes, nos empiezan a salir canas, estamos más cansados, nos salen arrugas, tenemos despistes totalmente normales… Pero, ¿y qué pasa con la sexualidad? ¿Cómo es que nadie habla de ello?

Hacer frente al envejecimiento también es tener en cuenta que nuestra sexualidad no va a fluir como antes, y vamos a ser conscientes de muchos cambios, no solo en nuestro cuerpo físicamente, sino en otros aspectos que, en su conjunto, reciben el nombre de andropausia.

Cambios en la sexualidad del hombre derivado del envejecimiento

La mayoría de los hombres no asumen los cambios en la sexualidad derivado del envejecimiento, pero deben saber que a partir de los 40 vamos a enfrentarnos a muchos cambios en nuestro organismo.

Entre un 5% y un 20% de los hombres van a sufrir cambios que reciben el nombre de andropausia. La andropausia es el conjunto de cambios que sufre un hombre a partir de los 40, pero haciéndose más evidente a los 50, debido a una disminución de los niveles de testosterona. Podría conllevar los siguientes cambios en la sexualidad del hombre:

También se podrían suceder otro tipo de problemas que, si bien no tienen que ver directamente con la sexualidad de la persona, sí que pueden influenciar la actividad de un modo u otro:

  • Mayor cansancio físico
  • Tendencia a desarrollar problemas del estado del ánimo, como la depresión
  • Disminución de la masa muscular, así como de la fuerza

¿Se puede prevenir de algún modo la andropausia para hacer frente al envejecimiento mejor? Claro que sí, de una forma muy sencilla: tener un estilo de vida saludable. Mantener la sexualidad activa, realizar ejercicio, cuidar la dieta, evitar el alcohol… No solo te ayudará a evitar la andropausia, sino a tener, en general un envejecimiento mejor llevado.

¿La andropausia se puede tratar?

En primer lugar, es necesario saber si estamos frente a este problema o no. Para ello, necesitaremos un análisis de sangre realizado por un profesional, para ver qué nivel de testosterona tenemos y si está en uno adecuado para nuestra edad.

En caso de que sí, existen algunos métodos para tratar la andropausia. Se realiza mediante tratamientos sustitutivos de la testosterona, que es simplemente añadir de forma química esta molécula a nuestro organismo. Se puede realizar mediante la aplicación de un gel o de un parche.

No obstante, debes saber que este tratamiento está contraindicado para algunas personas por tener las siguientes patologías: cáncer de próstata, exceso de glóbulos rojos en sangre, insuficiencia cardíaca e insuficiencia hepática.