La anorgasmia masculina es un trastorno sexual del que no se habla mucho hoy en día. ¿Qué es? ¿Qué síntomas presenta? ¿Cómo reconocemos que estamos ante un problema sexual?

En Take Control Online nos gusta hablar de todos los trastornos que existen, especialmente de aquellos que la sociedad invisibiliza. La anorgasmia masculina es uno de estos trastornos de los que no se habla demasiado. ¿Quieres conocer sus características? ¡Sigue leyendo!

 

¿Qué es la anorgasmia masculina?

La anorgasmia masculina es un trastorno sexual que afecta a la fase del orgasmo. En concreto, afecta a la llegada de éste. Se define como la ausencia o retraso persistente de la llegada al clímax.

Es importante que tengamos en cuenta que, para ver esta situación como un trastorno, debe ser algo repetido en el tiempo. Es decir, si no somos capaces de llegar en una situación concreta, pero se trata de un episodio aislado, no estaríamos frente a un trastorno sexual. Podría ser causada, por ejemplo, por una situación de estrés agudo.

La anorgasmia masculina es un trastorno muy poco estudiado por la comunidad científica. Por ello, es difícil establecer el porcentaje de población afectada. Algunos estudios dicen que fluctúa entre el 8% y el 15% (Haeberle Godoy, 2013), y otros la ubican más en un 3% (Carambula, 2012).

Síntomas de la anorgasmia masculina

El principal síntoma de este trastorno sexual es la incapacidad para llegar al orgasmo. A esto se le deben sumar consecuencias psicológicas que se pueden desarrollar:

  • Ansiedad sexual.
  • Estrés.
  • Frustración sexual.
  • Tendencia a la soledad.
  • Irritabilidad.
  • Tendencia a huir de los estímulos sexuales.

 

 ¿No es eyaculación retrógrada?

No debemos confundir la anorgasmia masculina con la eyaculación retrógrada.

Este trastorno sexual, como hemos comentado en los apartados anteriores, es la incapacidad para alcanzar el orgasmo. Al ocurrir esta situación, tampoco existe eyaculación. Debido a ello, es posible confundirlo con la eyaculación retrógrada. La eyaculación retrógrada se define como un trastorno en el que, a pesar de llegar al orgasmo, el semen no es expulsado hacia el exterior.

Lo que ocurre en la eyaculación retrógrada, en realidad, es que el semen viaja hacia el interior de la vejiga. Por eso, en la siguiente micción, es posible que veamos la orina turbia, pues estamos expulsándolo.

Puede interesarte: Qué es la eyaculación seca

La diferencia es que en la anorgasmia masculina no alcanzamos el orgasmo, mientras que en la eyaculación retrógrada sí.

Si necesitas ayuda para contactar con los profesionales adecuados para superar la anorgasmia masculina, puedes contactar con nosotros y preguntarnos sin problemas. Puedes hacerlo a través del correo hola@takecontrolonline.com.