¿Conoces 3 mitos sobre la masturbación? ¿Eres capaz de hacer una lista de más de los que te ofrecemos y encontrar una fuente fiable y científica que diga que son ciertos?

Hoy en Take Control Online queremos hablar sobre 3 mitos de la masturbación que la sociedad ha ido creando debido a los tabúes y al miedo a la sexualidad. ¿Comenzamos?

3 mitos sobre la masturbación

No es ninguna sorpresa que, en España, todavía en 2021, hace falta mucha educación sexual en la población general. Debido a este terrible factor, sumado al miedo que en tiempos atrás se tenía a la sexualidad (especialmente a la femenina o a la diversa) y a los tabúes, siguen existiendo muchos mitos que calan en la sociedad de hoy en día.

Es por ello que hoy, en Take Control Online, queremos mencionar algunos de ellos para que todos conozcamos la realidad. ¡Empecemos!

Si te masturbas mucho, te quedarás ciego

Efectivamente, corría la voz de que, si te masturbabas mucho, podías quedarte ciego. Esto es absolutamente FALSO. Esta idea debió de crearse por el miedo a que las personas disfrutaran de su propio placer, e incluso algunas prácticas extremistas religiosas han podido usarlo para frenar el placer por el placer.

Mitos sobre la masturbación: Influye de forma negativa sobre la fertilidad

Otro de los mitos sobre la masturbación que se ha transmitido durante mucho tiempo, e incluso ahora, es que, si nos masturbamos, podemos perjudicar la calidad de nuestro esperma.

Por supuesto, esto es un mito y no existe ninguna evidencia científica que aporte veracidad a este hecho.

Mito sobre la masturbación y la eyaculación precoz

Hay un mito de la eyaculación precoz que se une a los de la masturbación.

Puede interesarte: Factores de riesgo de la eyaculación precoz

Este mito consiste en que, si te masturbas mucho, es posible que desarrolles una eyaculación precoz. Este mito tiene, en realidad, parte de verdad y parte de mito.

Lo cierto es que existen patrones de masturbación que pueden empujarnos a desarrollar la EP. Esto sucede cuando, por costumbre, nos masturbamos muy rápido con el único objetivo de llegar al orgasmo lo más rápido posible. De esta forma, nuestro cuerpo y nuestro orgasmo puede condicionarse a que llegue tan pronto como pueda. Y, claro, afecta cuando las relaciones son en pareja(s).

Así que, si te masturbas pero hay veces en las que disfrutas de las sensaciones, lo haces despacito, tomándote tu tiempo, haciéndote eco de la energía que se despierta en tu cuerpo… ¡No hay nada de lo que preocuparse!

Descubre: 3 mitos de la eyaculación precoz

¿Conoces más mitos? ¿Te gustaría compartirlos con nosotros? ¡No dudes en dejarlo en los comentarios!